domingo, 12 de octubre de 2014

Victoria en Andorra, sufriendo pero victoria

La canasta ganadora.

La misma semana en la que Bélgica goleaba a Andorra (6-0) en fútbol, otro belga, Axel Hervelle, chafaba deportivamente a los andorranos con su canasta en el último segundo, dando la victoria al Bilbao Basket y haciendo mucho más agradable mi excursión a tierras pirenaicas.

El partido empezó con el Bilbao Basket en tromba, como contra el Fuenlabrada, mostrandose muy superiores. El segundo cuarto fue bastante bueno, con ventajas de hasta +13, dejándoles a 29 puntos (29-38 a la mitad del partido). En el 3º cuarto nos entró el cortocircuito en ataque (o los andorranos empezaron a defender mejor, o la suma de ambas cosas) y acabaron con el Bilbao Basket solo 2 arriba.

Además, un parón por culpa de un fallo en el reloj rompiço completamente el ritmo del partido, aunque no sé hasta qué punto influiría, pues pilló en plena remontada local.

El último cuarto fue todo el rato el Andorra "uy, que nos ponemos delante, pero no", y el show arbitral (lo veo con ojos de forofo, no me pidáis objetividad) hizo que empatáramosmos, fallando Colom la canasta que nos podía haber dado la victoria.

Con el 66-66 empezamos la prórroga y dos triples nos pusieron 6 arriba a falta de 4 minutos. Todo era gozo y algarabía, pero el Andorra no se daba por vencido y entre los 8 han llegado a la última bola uno arriba. 13 segundos, tenemos la pelota. Deciden defender, pues no estamos finos en ataque. La bola acaba en manos de Hervelle, 4-5 metros, desde donde la metió Raül. El belga se disfraza de Salgado y sobre la bocina, la bola entre. 75-76, euforia. Y la sensación de que este año va a estar muy caro ganar fuera de casa.

Por individualidades, Mumbrú ha dado destellos de "soy el mejor jugador de la zona pobre de la ACB y se nota", Todorovic, ese "mingafría que podría dar más de sí" 20 puntos y varios rebotes importantes y un chico de barba, un tal Gabriel, un par de minutos, gran ovación al entrar y al salir y 5 puntitos.

Partid sufrido y buen sabor de boca. Nuevamente el rival parece muy malo. ¿Pero es porque son malos, o porque hacemos que lo parezcan? De momento, parece que en lo deportivo puede ser una temporada cuando menos tranquila.
Publicar un comentario