viernes, 24 de octubre de 2014

Relatos salvajes

¡A tomar por culo ya!

Esta maravilla del cine argentino es de lo mejor que he visto en mucho tiempo, y viéndola se comprende el éxito que ha tenido. Enormes actuaciones, escenas con muchísima tensión y un delicioso humor negro, una película en la que estás mirando el reloj solo para ver con pena que ya se está acabando y en la que después de cada escena quieres más. 100% recomendable.

El leit motiv de esta película es la gente normal que tras algún tipo de catarsis ve cómo se le cortocircuita algo y acaba perdiendo los estribos, cruzando de una patada esa línea que separa lo que está bien de lo que está desastrosamente mal.

Y con este punto de unión, "Relatos salvajes" cuenta (algo que afortunadamente para mí, yo desconocía antes de verla) varias historias independientes y autoconclusivas, todas ellas con su toque de genialidad y mala baba.

Pasternak

Una conversación trivial en un avión desemboca en que todos los pasajeros tienen en común que conocen a una misma persona, y no precisamente por una buena relación. Este relato presenta la película, cogiendo todavía al espectador en frío y demostrando de un sopapo de qué va esto.

Las ratas

En una noche lluviosa, la camarera de un solitario restaurante recibe la visita de un cliente, que resulta ser alguien a quien odia. Una dura decisión moral marcará a qué lado del caos está lo éticamente correcto. Muy bien llevada, pero algo sosa a comparación con las que vienen detrás.

El más fuerte

Un hombre llamado Diego Iturralde (Leonardo Sbaraglia) circula con su coche por la carretera cuando otro vehículo se le interpone. La típica discusión entre conductores se saldrá un poco de madre. Este episodio es de los mejores, y tiene una de las más grandiosas escenas de pelea que se han rodado en mucho tiempo.

Bombita

La historia estrella de la película. Ricardo Darín es Simnón Fisher, un ingeniero que pierde los estribos cuando la grúa le lleva el coche por 2ª vez en una semana y le puede la impotencia ante el muro de la burocracia.

La propuesta

El hijo adolescente de unos ricachones atropella a una mujer embarazada y se da a la fuga. Sus padres deberán tomar una difícil y cara decisión para tapar el asunto en una historia que es un thriller cojonudo.

Hasta que la muerte nos separe

Una boda de ensueño que se ve ensombrecida por una infidelidad da pie a la historia más gamberra y caótica de la película. Tal vez peca un poco de alargarse demasiado.
Publicar un comentario