jueves, 23 de octubre de 2014

Museos de cera: Londres (Parte 1)

 ¿Cómo, Jokin haciendo el tonto? ¡No puede ser!

Si hay algo que es obvio es que me encantan los museos de cera, ya que sirven para hacer bastante el indio y los encuentro particularmente divertidos, por la cosa de poder sacarme fotos graciosas con peronajes célebres. Así que voy a relatar lo que fue mi experiencia, que empezó gorroneando la bebida a un señor que, a juzgar por su atuendo, era escocés.


Y quiso el azar que no me tomara el whisky en un bar cualquiera, no. Era el bar de un viejo conocido. Manda narices que, de todos los bares de Londres, tuviera que acaba en el suyo.


Después de charlar amigablemente con Rick Blaine, mis ojos se posaron en una espectacular rubia a la que ya había tenido ocasión de ver en Amsterdam, pero no podía sino volver a saludarla.

Lo siento, no puedo decir lo que veía. Un caballero no habla de esas cosas en público. 

Pero sigamos con la reunión de celebridades. Ahí vi a mi amigo Morgan, a quien no dudé en felicitar por su cargo como Secretario General de las Naciones Unidas.


Me miró extrañado, no sé por qué. Y en ese momento vi a otro actor, tan amigo de hacer el gili como yo, por lo que espontáneamente ideamos esta coreografía:


Después de dejar a Jimmy, me pareció que sería una idea muy graciosa gastar una broma a uno de los agentes de seguridad del museo, un tal John McLane, así que cuidadosamente intenté sustraerle la pistola.

Pero la broma me salió mal y tito Bruce se enfadó, así que tuve que buscar protección.

Avisa cuando se haya marchado.

Siguiendo con la zona de cineastas, aproveché para expandir mis horizontes interpretativos, buscando proyectos con los que poder complementar mi trabajo teatral en Muzzik. Así que fui a donde uno relativamente desconocido, aprovechando que mi pronunciada nariz me puede servir para hacer de judío:


Y también aproveché para tomar contacto con otro director, para probar mis registros más siniestros y de paso darle mis sugerencias para futuros y exitosos proyectos de película de suspense.

Un remake de Psicosis protagonizado por Palpatine. ¿No sería la hostia?

Ahí le dejo la idea a tito Alfred, que de ahí puede salir algo bueno. De momento aquí dejo el museo, que tampoco quiero una entrada demasiado larga.
Publicar un comentario