viernes, 13 de febrero de 2009

Termina la cuenta atrás

9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1... ¡examen!

Por fin termina la agonía, al menos de forma parcial. Mañana es el día, el primer examen, que tanto tiempo llevo preparando, y que me sumerge por fin en el fuego real de las oposiciones. Mañana a las 9 de la mañana estaré ya rellenando las casillas del test, o escuchando el odioso ritual de la megafonía, y a la tarde, con toda seguridad, sabré ya el resultado.

Pero que nadie piense que esto acaba mañana. De hecho, las verdaderas oposiciones empiezan mañana, puesto que el primer examen es en parte un trámite, la dificultad está en el segundo. Lo de mañana es, digamos, el partido de ida, aunque hay que conseguir una buena renta, para ir bien posicionado al partido de vuelta, que será el segundo examen, de fecha aún por determinar.

Las espadas están en todo lo alto. Sé que he estudiado mucho, y nada me invita a pensar que no vaya a sacar un buen resultado, pero mi propio listón ya quedó muy alto en la anterior oposición, y sé que es difícil superar mi propia marca.

En todo caso, el resultado que obtenga será publicado en este medio.
Publicar un comentario