martes, 24 de febrero de 2009

The Wrestler (el luchador)

¡La caidita!

Era una estrella, y llegó a lo más alto, pero su carrera se fue al carajo, y tras años malviviendo intenta regresar, y a pesar del evidente efecto del tiempo, con un aspecto bastante deteriorado, parece que vuelve a saborear las mieles del éxito.

Esta descripción, que tanto podría servir para el personaje, la superestrella de la lucha libre americana Randy "Ram", como para su actor, Mickey Rourke, no tan superestrella pero claramente ido a menos en su día, es una de las premisas de esta interesante película que valió a su protagonista una nominación al Óscar, y lo cierto es que resulta bastante creible en su papel.

La historia de la película es lo que el espectador puede esperar encontrarse, auge y caída de un personaje, que se enfrenta, con mejor o peor suerte a las adversidades y a las consecuencias de sus propios errores, y a lo duro que resulta pasar de lo más alto a lo más bajo. La historia de Randy "Ram" se parecerá, sin duda, a las historias reales de muchas defenestradas superestrellas de la antigua WWF.

Sin pasar de ser el telón de fondo, me gustó cómo trata el tema de la lucha libre, de toda su parafernalia de coreografías circenses y combates guinizados, que hace inevitable recordar, no sin cierta añoranza, aquellas retransimsiones de Telecinco y su "Pressing Catch", acrecentado por el toque retro de la escena de la consola de Nintendo. También fue una sorpresa agradable volver a ver a Evan Rachel Wood (Thirteen)

En lineas generales, no estamos ante una película magistral ni imprescindible, pero me pareció bastante bien llevada, es agradable de ver, y aunque el final, demasiado abrupto, no me convenció demasiado, resulta adecuado y no llega a desmerecer el conjunto de la película.

Por poner una pega, y aunque esto no sea cosa de la película, no me gustó mucho el doblaje de la versión española, y no suelo ser nada maniático con esas cosas, pero en ésta me rechinaba un poco.

Mi critica en Muchocine.net

Publicar un comentario