miércoles, 4 de febrero de 2009

Van Helsing

Me llamo Helsing, Van Helsing

Como ya hiciera con la tercera entrega de Matrix, rescato del baúl de las críticas antiguas esta crítica que escribí en su momento (me suena que 2004), y que pongo en este blog para deleite de los lectores (y así, tirando de archivo, me saco una entrada de la manga) Al tener la entrada sus añitos es probable que alguna de las coñás haya quedado algo obsoleta.

¿Es una película?, ¿Un videojuego?, ¿El último juego de Mundo de Tinieblas? Desde luego, sé lo que no es: una maravilla.

Tras una impagable escena (impagable porque nadie en su sano juicio pagaría por ella) en la que el malvado Drácula asesina al monstruo de Frankenstein (no hagáis caso a quien os diga que Víctor Frankenstein era Suizo), la acción comienza con "Logan Helsing" curtiéndose el lomo con un musculoso Mr Hyde (no como la nenaza aquella de "La Liga de los Hombres Extraordinarios") que desde el primer momento se ve que es malo, ya que no sólo mata hombres, mujeres, niños y aves sino que incluso fuma, siendo tan bruto, además, de comerse las colillas (por lo menos no las va dejando por el suelo) Una pelea con mucho guión y un respeto escrupuloso a las leyes de la física (se las pasa a todas y a cada una de ellas por el forro) Van Helsing acaba con él pérfido alter ego del Dr. Jeckyll, para que la masa fervorosa de parisinos, algunos de ellos gendarmes, le profiera insultos por haber matado al pobre mutante.

Acto seguido, la acción se traslada a Roma, donde se descubre que Helsing, Van Helsing, es un agente al servicio secreto de Su Santidad, y allí un Obispo a quien llamaremos "M" le encomienda la misión, y le manda a hablar con un Fraile (que no Monje) a quien llamaremos "Q". El tal Q, harto de ser el hermano marginado de Boromir (era Faramir, ¿no?) se había dedicado a estudiar mucho, y era capaz de fabricar los más increíbles gadgets imaginables, así como de pasarse por el forro de la sotana los votos (¡caramba, como George Bush en Florida!) con la excusa de que no era monje sino Fraile. También demuestra que es muy listo cuando para demostrar el poder destructivo de la nitroglicerina hace explotar unas gotas a escasos 10 centímetros del depósito (bravo, ni al propio Homer Simpson se le hubiera ocurrido algo así, ¡aplausos!)

Tras un festival de gadgets y cosas que matan, algunas de ellas con la etiqueta "no sé lo que hacen, hasta que no lleguemos a la pantalla adecuada no se desbloquea en el inventario", se van de viaje y llegan a Transilvania, que debe de estar en algún lugar de Rumania, aunque no me sonaba mucho eso de que hubiera que cruzar los Alpes, pero bueno, es una Rumania en la que está Budapest, así que tampoco nos vamos a quejar mucho por esto. Mientras tanto, escena en la que un lobo con almorranas "mata" de forma totalmente, erm, impredecible al hermano de la protagonista, tras una pelea de esas con guión y trama.

¡Y hubo un gran regocijo!

Pues eso, Lobezno y su fiel Q llegan a Draculaville, y allí se encuentran con el recibimiento estándar de partida de rol, con todo el pueblo hostil pidiéndoles que depongan las armas, cuando son atacados por las tres vampiresas cachondas y ale, una de palos porque sí. Van Helsing luce ballesta expendedora, y tras una pelea con tanto guión como la anterior (o incluso el doble o el triple), descubre que los grifos de las iglesias dan agua bendita y mata a una de las vampiresas (pena de manguera).

Tras agotarse los PX de la vampiresa, Van Helsing se presenta y se mola a sí mismo, para intercalar un par de escenas con diálogo para disimular ("así que han venido en barco, ¿por el mar Adriático?" Nooo! Por el Caribe y haciendo escala en el Océano Índico, si te parece...) cuando la protagonista es atacada por su hermano en forma de lobo, y huye después de que Helsing intente darle matarile (muy hábil por su parte, así evita que otros maten a los descendientes del tal Valerius)

La siguiente pantalla es en un dungeon del castillo de Drácula donde a la vez que los héroes, llega la corriente eléctrica y un montón de gargolitas (la prole de Drácula) que empiezan a revolotear hasta que llegan al pueblo a sembrar un poco de caos, pero como buenas criaturas del caos, están sujetas a inestabilidad y en un momento dado explotan porque sí. En agradecimiento, una lugareña se ofrece a agradecérselo a Q, quien le hace una propuesta deshonesta, que como es Fraile, que no Monje, puede llevar a cabo. A la mañana siguiente, de resaca, descubre que el cuadro con cosas en latín es un emulador de la Playstation, y tiene el "Darkstalkers" instalado, y como es así de listo empieza a sacar conclusiones.

Mientras tanto, no recuerdo muy bien cómo (igual es porque me dormí) están Logan y la de "Underworld" en un dungeon cuando Aragorn posee el cuerpo de Van Helsing, y en la tabla de encuentros aleatorios aparece la criatura de Frankenstein, al que ella quiere matar, pero él, que tiene poderes para saber quién es malo o bueno, prefiere perdonarle la vida y llevarlo a los Vatican Headquarters para que lo maten allí.

Para sacarlo del país hacen el masterplan, dado que no hay en el mundo nada más rápido que un caballo transilvano (por no hablar de los guepardos transilvanos) se lo llevan en carro, para meter la persecución de turno, y a falta de coches, explotan los carros. Todo para demostrar que las vampiresas son de escasa capacidad intelectual, y escasas probabilidades de acabarse alzando con un premio Nobel, y no ven el otro carro, o que los caballos transilvanos no sólo corren mucho, sino que bien podrían trabajar de renos para Papá Noel. La persecución no es otra cosa que una vil excusa para que Drácula capture a la chica y proponga un intercambio de rehénes, la chica por el monstruo en un lugar cercano, pongamos Budapest (ya puestos, ¿por qué no Cuenca o las Islas Fidji?), una negociación que se encuentra seriamente condicionada por la fuerte atracción sexual y afectiva que Van Helsing comienza a sentir por... el monstruo de Frankenstein.

La tregua trampa conduce a una pelea con mucho guión pero que al final, según lo previsto, desemboca en el intercambio pactado, lástima que Van Helsing no pueda seguir, porque una barrera por la que cabría perfectamente le corta el paso (malditas bandas negras). Están atascados cuando Q, quien obviamente se ha bajado la guía de internet, empieza a dar soluciones, entre ellas una a lo de la incipiente licantropía de Van Helsing, debida a que el pelma del hombre lobo le mordiera en la persecución carretil.

Entre las soluciones que aporta Q está la de meter esa pieza del puzzle, ese ítem que aparentemente no servía para nada que dan al protagonista al principio de partida, y que era totalmente imprevisible que acabara siendo clave, ahem. Pasan el checkpoint y llegan a la final stage, el castillo de Drácula, donde demuestran que llegaron tarde al reparto de cerebros cuando Igor les hace la 13-14 y les encierra con el objeto que habían ido a buscar.

¡Bravo!

La película prosigue con una sucesión de peleas y persecuciones en varios frentes, y como dicen algunos masters, resumiendo, el party mata a los malos menores y pasamos a la última pantalla.

Van Helsing se convierte en Hombre Lobo, Drácula en cosa rara y...

Final Round

Fight!

Palos, palos, palos, gana Van Helsing, muere la chica. Fin. Títulos de Crédito, Game Over, inserte nombre.
Publicar un comentario