domingo, 1 de febrero de 2009

Entrando en el mes clave

¡El enemigo se aproxima!

Ya se acerca, se van cerrando los plazos (¡argh, plazos!) Es este mes, dentro de 13 días, no hay vuelta atrás, y mi cabeza es ya incapaz de adquirir nueva información, pero ahora se trata de que no salga, de que toda la información quede adherida a las paredes de mi tejido neuronal, y ahí permanzcan hasta que el pistoletazo de salida del día 14 haga aflorar los conocimientos en el examen, a fin de emular mi propia proeza y lograr una nota alta.

Objetivo: Sacar entre un 9 y un 10. Difícil, pero posible. Obviamente, de todo puede pasar, pero hay que plantearse una meta alta, que yendo a empatar no se ganan los partidos.

Queda menos. Menos fines de semana sin salir (como éste), menos vueltas a la cabeza y al temario, y menos horas. La verdad es que cada vez me cuesta más ponerme, tengo la impresión de que no me entra nada en la cabeza, de que cuando me pongo de nuevo a repasar los mil veces leídos cuadros, diagramas, esquemas, artículos, etc... es como si contemplara un folio en blanco, pero me resisto a la sensación, y sé que sí sirve. Aunque solo sea para no perder los conocimientos, y que no se me olviden las cosas. La jarra está llena de agua, ahora hay que aguantar sin que se derrame.
Publicar un comentario