viernes, 20 de mayo de 2016

Bloodline

¿Por qué arde el yate de los Rayburn?

Coincidiendo con que hace un par de días terminé la primera, justo hoy me llegaba el anuncio de la segunda temporada de esta serie de Netflix que nos cuenta los avatares de los Rayburn, una adinerada, aunque algo venida a menos familia de los Cayos (Florida), con turbios secretos familiares que amenazan con desmoronar toda su paz y su armonía cuando Danny, la oveja negra de la familia, hace su aparición después de mucho tiempo. Eso entronca con la aparición del cadáver quemado de una chica, que lleva a la investigación de una peligrosa organización criminal.

Con hechuras a veces de telefilme, Bloodline es un thriller que a pesar de no tener demasiada historia, plantea un par de incógnitas y poco a poco las va resolviendo, consiguiendo además mantener el interés hasta el final, por medio de contarnos en el primer capítulo cuál va a ser el final. "Ya te hemos dicho cómo acaba, ahora te explicamos por qué", un recurso muy utilizado, y que aquí resulta práctico, y la verdad es que deja buen regusto, ya que el final es sin duda lo mejor de la serie. No rompe la pana, pero se deja ver, a ver qué tal la segunda temporada.

A título de curiosidad, aunque tiene poco que ver, tiene un algo que en cierto modo me recordaba a Harper´s Island.
Publicar un comentario