domingo, 1 de mayo de 2016

Chupitos, baloncesto y libros (algunos, de la selva)

Sabor a muerte.

¿Sobre qué escribo hoy? Pues a lo fácil, que es domingo por la noche: resumen del fin de semana.

Empezando por el viernes, que después de una cómoda sobremesa me acerqué a la feria del libro de Barakaldo, donde mi madre tenía a bien estar en el stand firmando ejemplares de su libro "La herida de los diferentes", aunque mentiría si dijera que dicha feria fue un evento especialmente concurrido, pues la verdad es que había bastante poca gente. De ahí vuelta a Bilbao, para seguir con libros, esta vez el de la selva, película que ya comenté ayer aquí.

El sábado por la mañana nada reseñable y por la tarde reunión de junta directiva de Ábaco, a la cuál tengo a bien pertenecer. Y de ahí a Ollerías, pues tocaba fiesta con la gente del club del libro, en el evento llamado "club del txupito". Y en mi caso fue literal, pues me bebí un único chupito, pero fue demoledor, pues fue de lo que se ve en la foto: absenta de cannabis, y ese único trago fue suficiente para derribarme, a pesar de que habíamos cenado como bestias. Así, en cuanto abandonamos la fiesta y la gente se fue de bares, yo me marché para casa, que las tres tampoco eran mala hora.

Y hoy, partido de baloncesto, del que no voy a hablar mucho, pues ha tocado perder (55-77), contra el Barcelona, uno de los equipos más adinerados de Europa y con una plantilla en consonancia con su presupuesto. Sin embargo, el partido ha sido feo, y el juego del rival tampoco enamoraba. Mucha calidad en sus jugadores, pero un equipo sin alma. Ha habido algo de emoción hasta el tercer cuarto, que hemos estado a punto de remontar, pero en el último cuarto se ha muerto el partido.

Al finalizar el partido, hemos ido a ahogar nuestras penas con unas cañas a uno de los bares aledaños, y una vez arreglado el mundo, todos a nuestras respectivas casas, que mañana es lunes.
Publicar un comentario en la entrada