viernes, 13 de mayo de 2016

La noche que mi madre mató a mi padre

No es un tema de violencia de género, es que se titula así.

Una cena muy peculiar entre personajes variopintos es el trasfondo de esta divertida comedia, muy teatral y con toques de humor negro, algunos bastante gamberros.

Isabel y Ángel son respectivamente una actriz de poco éxito y un escritor de novela negra que se citan para cenar en casa y hablar de un nuevo proyecto cinematográfico con Susana, la ex de Ángel, una productora de cine y el actor argentino Diego Peretti, interpretándose a sí mismo. La inicialmente tranquila velada se ve perturbada por una inesperada visita, que saca a relucir viejos rencores y poco a poco se va liando la cosa hasta llegar a un punto de no retorno.

La película me pareció bastante graciosa, y con un giro sorpresa a mitad de la película (no así el giro final, que es bastante más previsible) que le da su aquél, aunque es cierto que, sin que ello incida negativamente en la diversión, me pasé todo el rato con la sensación de haberla visto antes.

En definitiva, muy simpática y adecuada para pasar un rato entretenido.
Publicar un comentario en la entrada