viernes, 30 de enero de 2009

10 años de cine: 2004

En recuerdo de algo que nunca debió suceder

- Timeline: Basada en una novela de Michael Crichton, un grupo de científicos viaja a la edad media. Más aventura que ciencia-ficción, poco rigor científico, y nada más que un pasarratos.

- Diario de una becaria: Irrelevante comedia española, sin gran cosa que destacar de ella.

- Kill Bill 1: El maestro Tarantino volviendo a hacer de las suyas. Una película rara (fiel al estilo del director), violenta (fiel al estilo del director), y con diálogos y situaciones apasionantes (100% Tarantino).

- Monster: Interesante drama, me suena que basado en hechos reales, con el gran mérito de lograr que Charlize Theron salga fea y desagradable.

- Big Fish: Si de Kill Bill dije que es 100% Tarantino, este precioso cuento es 100% Tim Burton (en su variante colorida, no gótica). Un verdadero regalo para los ojos.

- Scary Movie 3: Que las películas de Scary Movie no gozan de calidad cinematográfica es un hecho, pero hasta dentro de las malas películas hay categorías, y la 3ª es la peor de las 4 de Scary Movie. Solo me reí con la escena de los alienígenas y su saludo.

- El efecto mariposa: Bastante pasable. La película plantea cómo un pequeño detalle puede cambiar la vida de una persona hasta extremos inconcebibles.

- Van Helsing: Contemplar un inodoro recién utilizado es más emocionante que esta bazofia. También le dediqué una feroz crítica, que algún día colgaré por aquí (como debería colgar al director)

- Ladykillers: Los Coen no son santo de mi devoción, pero la verdad es que este remake de "el Quinteto de la muerte" me gustó bastante, y Tom Hanks, que tampoco es que me entusiasme, está genial en este película, llenando la pantalla con sus apariciones.

- El día de mañana: Una crisis meteorológica sume al mundo en una nueva glaciación, y Jake Gylen...¿harl? (el que se tira a Heath Ledger en Brokeback Mountain, vamos) se pasea por ahí salvando la papeleta. No recuerdo muy bien la película, pero sí que había escenas que rechinaban un poco. Vamos, que no tenía precisamente el rigor científico de Planet Earth.

- Harry Potter y el prisionero de Azkaban: No me gustó tanto como las anteriores, pero tenía su encanto. Lo de los viajes en el tiempo me rechinaba, eso sí.

- Shrek 2: Tronchante. No solo estaba a la altura de la primera, sino que incluso la superaba. No pude parar de reír durante toda la película.

- Bowling for Columbine: Parece un documental, pero es una película de TERROR. Y el personaje de Charlton Heston es ya para mí uno de los más inquietantes villanos de la Historia del cine.

- Spiderman 2: Palomitas y telarañas. El Doc. Octopus estaba bien logrado, y bueno, lo más reseñable es que de esta película nació Spoilerman.

- Farenheit 9/11: También de Michael Moore, este documental sobre el pucherazo bushiano no resultaba en cambio, tan interesante como Bowling.

- Kill Bill 2: La primera era más "Kill", esta era más "Bill". Me gustó tanto como la primera, y eso es decir mucho. Esta era más de hablar y menos de matar, pero éso también se le da bien a Tarantino.

- Yo, robot: Un tal Asimov se retuerce en su tumba.

- El Rey Arturo: Parte del Rey Arturo no céltico, del Artorius romano, rodeado de mercenarios georgianos, e incluso un samurai. Grave fallo histórico, que Guinevere, siendo picta, combatiera vestida, y bueno, una gran frase, del malo de la película, líder de los sajones que invaden Gran Bretaña, cuando uno de sus hombres intenta violar a una nativa. "No hagas eso, no debemos mezclar nuestra sangre con los anglos, ¡imagina la clase de aberración que podría salir de ahí!" (Mmmm... me pregunto qué pasará si se mezclan un anglo y un sajón...)

- El año de la garrapata: Un tipo que trata de vivir sin pegar ni golpe. Como comedia es divertida, y como crítica social tiene su punto, pero me habría ahorrado la entrada de saber que para ver gente así me basta con bajar al mostrador.

- Las crónicas de Riddick: Secuela/Spin Off de Pitch Black, con un gran toque a lo Dune.

- Mar adentro: OBRA MAESTRA. Amenabar es uno de mis directores fetiche, y en esta película lo borda, tratada con tacto y sensibilidad. Y por supuesto el papelón de Javier Bardem, que en esta película no interpreta a Javier Sampedro, sino que por dos horas se transforma en Javier Sampedro. Y todo ello sin tratar de quitar un ápice de mérito al fabuloso elenco de actores secundarios.

- La terminal: Una falacia. El JFK no es ni la mitad de divertido que lo que nos quiere pintar esta película.

- Cazadores de mentes: Si esta película tuviera un par de años más sería comparada con Saw, pues, la verdad, tiene bastantes puntos (sobre todo estéticamente) en común. Recomendable para amantes del género.

- El bosque: Me gustó bastante. La idea estaba bien lograda, la puesta en escena está bien, y el giro sorpresivo de guión, marca de la casa, me pilló totalmente en fuera de juego.

- Collateral: Un buen thriller, con un buen papel de Tom Cruise, que logra un villano más que aceptable.

- Misteriosa obsesión: Empieza como telefilme de Antena 3, con madre que pierde a su hijo, y acaba como un capítulo de Expediente X, con extraterrestres y todo. La película entre aburrida y desconcertante, y Julianne Moore aquí odiosa.

- Crimen ferpecto: Está claro que 2004 fue un año de directores, puesto que Álex de la Iglesia es otro de mis iconos. Esta comedia (el título es así, no es una errata) está a la altura, con un divertidísimo humor negro, y Willy Toledo en su salsa.

- Resident Evil 2: Como película no vale un guano, pero como adaptación friki del videojuego está muy bien, con escenas calcadas plano a plano, y la estelar aparición de Nemesio y su grito de guerra "Staaaaaaaars!"

- El lobo: De esta película se extrae una conclusión; los de la ETA se pasan el día follando y comiendo marmitako. Y bueno, ver a Jorge Sanz haciendo de ideólogo de ETA, y a Eduardo Noriega haciendo de vasquito infiltrado en la banda, también tiene su gracia.

- Alien vs Predator: Una mala película de acción, con cosas absurdas que ya ni recuerdo, pero que daban más risa que otra cosa.

- La búsqueda: Una mala versión de Indiana Jones, con Nicholas Cage de protagonista. Bastante floja, pero engrandece viendo el nivel de su secuela, pues al menos admito que ésta era entretenida.

- El maquinista: La recuerdo bastante aburrida, pero sería injusto no mencionar a Christian Bale, que adelgazó para la película hasta parecer un evadido de Auschwitz, muy en contraste con su aspecto musculoso de "American Psycho".
Publicar un comentario