miércoles, 8 de abril de 2009

Papeles y más papeles

Y esto es solo lo de un día

¿Quién dijo que los funcionarios no trabajan? ¡Un guano! Le invito a pasarse por mi oficina, donde estamos notando la crisis al revés que el resto del mundo. Más y más trabajo, ya que cada vez hay más solicitudes, el papeleo se multiplica, y si a eso le sumamos que he estado una semana de vacaciones para preparar el examen, y los 4 días de Turín, mi regreso al trabajo fue para ver un amalgama de papeles, expedientes, altas nuevas, el archivo a punto de reventar... y la cosa no para, siendo los momentos de relax cada vez más infrecuentes.

La ventaja, eso sí es cierto, es que tengo la "suerte" de poderme ir a mi hora, que si 5 minutos antes de irme de vacaciones aparece una oleada de expedientes nuevos por meter, nadie me va a obligar a quedarme más allá de mi horario, que si trabajara en la privada eso podría suponer "tu hora de salida son las 3, pero si te tienes que tirar hasta las 8, te estás hasta las 8, y nada de cobrar las extras". En fin, ventajas de trabajar en la administración pública, que a uno le respetan sus derechos y tal. Pero lo de que no se trabaja... va a ser que no.

Y los expedientes nuevos no dejan de crecer, y crecer, y crecer... Ahora bien, estando el tema como está, sarna con gusto no pica, y no seré yo quien se queje de su trabajo (salvo desahogos puntuales como éste, claro)

Publicar un comentario