domingo, 26 de abril de 2009

Viaje y victoria en Zaragoza (Huesca)

El juego de los errores

Salida zaragozana, para ver baloncesto, que bastantes partidos me he perdido esta temporada.

La aventura empezaba a las 6 de la mañana, que antes de ir a Zaragoza había que ir a Lekeitio a completar la comitiva piñera. A horas a las que no es que no hubieran puesto las calles, es que todavía no las habían quitado. Una lluvia de perros decoraba nuestro viaje por la Bizkaia no ya profunda, sino abisal, cuando tuvimos que llevar a un autoestopista a Bolibar (ese sitio en el que cuando quieren ir a la civilización se van a Markina), que nos hizo de GPS durante buena parte del tramo.

El resto del viaje, Lekeitio-Zaragoza, sin problemas, hasta que en la capital maña tuvimos que dar más vueltas que un hamster para encontrar el pabellón, coincidiendo con que una maratón bloqueaba gran parte de las calles de la capital aragonesa.

Lo cual no nos ha impedido llegar a tiempo y disfrutar del partido. En cambio, lo que sí nos impidió disfrutar del partido fue el lamentable juego de ambos equipos, en un partido malo, aunque épico, que se resolvió con un triple casi en la bocina, cuando el partido pintaba bastante mal (mientras mi cerebro ya estaba pensando en cómo narrar la derrota en este blog)

Tras acabar el partido, y con el extraño regusto de una victoria tan rara, a comer, una opípara comida en un asador, y la vuelta en coche a Bilbao.

En la parte anecdótica, como es obvio, el panfletillo que daban con la entrada, según el cual Bilbao es una ciudad guipuzcoana. Me suena.

Publicar un comentario