domingo, 12 de abril de 2009

Regreso de los Rúnicos (con extra de karma)

Sí, es mi coche.

Terminaron las jornadas. Como siempre geniales, mejor de lo que me esperaba, incluso, tanto que se me han pasado en un suspiro, pero el karma es un jugador de ventaja, que siempre se guarda un as en la manga.

Mis malvados planes de meter las maletas en el coche se han visto trastocados cuando daba al botón y no se abría. Podía, claro, abrir manualmente con la llave, pero el antirrobo se había bloqueado, y no había manera. Llamada al RAC, que han tenido que mandar la grúa a por el coche, y un taxi a nosotros, que nos ha traído a Bilbao (por lo que al menos he podido hacer el viaje dormido, y pardiez, que últimamente pareco narcoléptico, me duermo en todos los viajes)

Aprovecho para maldecir al inventor de ese sistema antirrobo, el cual ha impedido hábilmente, y no es la primera vez que lo hace, que yo robe mi propio coche. Y encima no se puede quitar. En fin, para hostiar al inventor.

Por lo demás, de las jornadas, curiosamente no jugué ningún rol en vivo. Sí dirigí, los dos que comenté, que afortunadamente salieron perfectos (gracias a la increible labor de los jugadores) y otro que ayudé a dirigir, pero jugar, lo que es jugar, poco.

Algo de tablero, destacando dos partidas de Galáctica, una con derrota miserable, y otra con victoria épica, desafiando todos los elementos y ganando in extremis, y algo de Time´s Up, descubriendo que tanto Charles de Gaulle y He-Man eran dictadores (de lo que se deduce que la Resistance fue fundada por Skeletor), que Fernando Torres es un humorista, o que Leonard Cohen codirigió Matrix.

¡Y aun así, ganaron los humanos!

En actividades alternativas, estas jornadas han sido, pese a la incesante y torrencial lluvia, más fiesteras que otras, vamos, que he salido más de fiesta, jueves y viernes, con una admito que terrible resaca el sábado a la mañana, con el añadido de que pululaba por ahí otro Jokin, (que para más recochineo se apellidaba Segundo) y claro, el sábado por la mañana yo oía "ayer a la noche Jokin esto, Jokin aquello", y no podía sino alarmarme al no recordar nada de todo eso. Normal, era otro Jokin.

Dr. Jeckyl, un combinado más criminal que el Sr. Hyde.

A destacar el bar de la foto, que en atención a la temática de las jornadas (Victoriano-Steampunk) servía los combinados en pipetas, tubos de ensayo, etc... y con una carga de profundidad bastante severa. Eso, unido a casi 7 meses sin salir de fiesta... hasta aquí puedo leer.

Un balance más que positivo, y como siempre, el regreso a casa con ganas de más (quitando la parte del incidente con el Jokinmóvil, claro)

Y por último, el chiste malo de las jornadas:

-¿Qué medicina puedes darle a un gato si le duele mucho la cabeza?
-Hellokittyl

Publicar un comentario