miércoles, 1 de abril de 2009

Vuelta a la piscina

Con su misma gracia y su salero

Eric Moussambani es un nadador guineano que saltó a la fama en los JJOO de Sidney por perpetrar una de las peores marcas de la competición, y tardando el doble que el resto de sus rivales, debido, entre otras cosas, a que solo llevaba 8 meses dedicado a ello, y que se entrenaba en la piscina del hotel, a causa de la escasez de infraestructuras adecuadas. No obstante, ese ridículo le sirvió para saltar a la fama.

Bien, pues ayer, después de 6 meses de inactividad, por motivos evidentes, volví a ir a la piscina, con la intención de retomar la sana costumbre de ir al menos una vez a la semana, aunque debo admitir que mis movimientos acuáticos eran ayer tan gráciles y dinámicos como las de este señor africano.

Pero por algo se empieza, y algo de ejercicio hay que hacer, que además, dicen que nadar es muy sano (aunque tremendamente aburrido) pero eso se compensa con que, mira, más aburrido es estudiar. Y al igual que estudiar, nadar es una cosa que da un hambre terrible. Vuelvo a comprender a los cocodrilos de las películas de Tarzán.

Y para finalizar, un video con la gloriosa actuación de Eric "anguila" Moussambani

Publicar un comentario