martes, 24 de noviembre de 2009

2012

¿Quién necesita armadura cuando tiene una niña que grita?

Aviso a navegantes: en esta entrada pienso destripar de forma inmisericorde el "argumento" de esta película, y para empezar fuerte voy a hacer el spoiler gordo, que la cuenta enterita: es de Roland Emmerich.

Dicho eso creo que ya he contado todo sobre esta catastrófica película de catástrofes, que bien podría recibir el calificativo de comedia, ya que en muchas de las escenas de la película, simple y llanamente da risa (que nadie se alarme, es exactamente lo que yo esperaba de ella) Lo que no tengo muy claro es qué trauma tiene este director con el mundo, que cada vez que hace una película lo rompe.

Si en Independence Day eran alienígenas bajo entorno Windows, y en El día de mañana unos grajos volando bajo (con un frío del carajo) en esta ocasión es la profecía maya de que una conjunción planetaria provocará un movimiento de placas tectónicas y una horda de neutrinos bailando la conga lo que mandará a la humanidad a freír espárragos.

El protagonista aquí es el invulnerable John Cusack, que como se ha leído todos los manuales de supervivencia en películas de desastres hace el combo de artista semiacabado, divorciado y con dos hijos, usando la fórmula que tan buenos resultados diera a Tom Cruise en La guerra de los mundos de hijo adolescente insoportable con el que choca y niña repelente. Además, el rollito de "que si volvemos que si no" que inevitablemente tiene con su ex-mujer, le da todas las papeletas para subsistir. Además, para terminar de romper la baraja, hace que la carta de "muerte heróica" se la gaste el novio de su ex-mujer, así que se sdalva seguro. La sensación de invulnerabilidad que rodea al personaje supera a James Bond, Indiana Jones y Chuck Norris juntos.

El otro protagonista es el geólogo negro, que descubre de qué va el tema, se hace amiguito de Obama, y es otro de los que se salvan, y para relacionar ambas historias, es fan de las novelas de Cusack. Y como muestra de lo imprevisible que es la película, se acaba liando con la hija del presidente.

Otros personajes de interés son Karpov, el mafioso ruso con dos hijos gemelos mediolelos, su novia, una versión rusa de Paris Hilton y su chófer-guardaespaldas-sicario-piloto-guaperas, teniendo Karpov la clave para sobrevivir.

Resulta que Cusack se encuentra en Yellowstone con un fumado conspiranoico (Woody Harrelson), que le da las claves para sobrevivir, y tras la parte telecomedia en la que la familia feliz; Cusack, su ex-mujer, su novio (el de la ex-mujer, no el de Cusack) y los hijos se las ve y se las desea en su avioneta (donde nos demuestran que una clase es suficiente para todo tipo de proezas aéreas) para huir de la muerte a cada instante, van a las Vegas, a buscar a Karpov, que es el jefe de Cusack, y tiene un avión. ¿Por qué? Porque tienen que ir a China, donde según las indicaciones del fumeta hay naves para salvar lo salvable de la humanidad.

En Las Vegas, y nuevamente in extremis, consiguen salir por alas, dejandose medio avión en el intento, y cuando van a amerizar en la costa de China (todo el mundo sabe que "China" es un sitio pequeñito) acaban en Nepal, donde casualmente se topan con los soldados que les pueden llevar a las naves (qué pequeño es el mundo) y donde el malo les "traiciona". (Y digo yo, él tenía pasaje para él y sus hijos, y a los demás no les iban a dejar entrar, ¿qué culpa tiene él?)

Y como no tienen billete, el party protagonista, a los que ahora se han unido la Paris Hilton rusa y unos nepalíes que pasaban por ahí<, movidos por su instinto de supervivencia, deciden colarse en la nave, poniendo en peligro a toda la humanidad que queda. Mientras tanto, desde dentro de la nave, no pueden cerrar, porque unos gilipollas que se han colado obturan la salida, así que podrían morir todos solo porque la Parishiltonova se quedó a esperar a su lindo perrito (por tanto, tiene la muerte que se merece) La lían parda, y están a punto de erradicar a la humanidad, pero se salvan in extremis, que para algo Cusack emana aura de invulnerabilidad, y todos los supervivientes (millonarios en su mayoría) deciden aclamar a la panda de subnormales que casi les cuesta la vida (supongo que para poder lincharlos ellos)

Año y pico después, todos son felices, y se van a vivir a África, que es de lo poco que no se ha inundado. Ya me explicarán de qué viven, eso sí.

En definitiva, 2012 es lo que promete: un truño con grandes y vistosos efectos especiales, con clichés a toneladas, personajes insulsos y escenas más hilarantes que dramáticas, y que por supuesto hay que ver con el cerebro apagado. ¿No debería darles una hipotermia al bucear en agua helada? Pase que sea de noche en todas las partes del mundo a la vez. Pero, ¿cómo es que el Everest está al lado de la costa china? Lo de que Obama se sacrifique por el bien de su pueblo, me lo podría llegar a creer, pero que lo haga Berlusconi... ¿Alguien se cree que Berlusconi se iría al Vaticano y no de putas?
Publicar un comentario