jueves, 26 de noviembre de 2009

The Box

¿Esto mata gente y encima te regalan dinero? Tiene que haber letra pequeña, fijo.

Premisa apasionante, película fallida.

El trailer nos vende The Box como un dilema: un matrimonio recibe un inesperado regalo, una caja con un botón rojo y una condición. Si pulsan el botón alguien a quien no conocen morirá, pero a cambio recibirán un millón de dólares libre de impuestos.

Suena bien, ¿verdad? Pues la película se carga esa u otras premisas. Uno podría pensar que va sobre decisiones difíciles, sobre las consecuencias de una decisión tomada a la ligera, del dilema moral... agua.

Con destripe del argumento voy a contar un poco más. El planteamiento, como ya he dicho, el matrimonio que recibe la caja, cuyo botón puede darles dinero y llevar muerte a un desconocido. Podría ser cualquiera, incluso alguien malvado, y ese dinero les vendría muy bien. Y empieza hábilmente haciendo que los personajes necesiten la pasta, pero sin ahondar demasiado, y sin dotarlos de excesiva profundidad. Un malo con unos efectos especiales para la cara un tanto cutres, y bueno, cuando el espectador piensa que toda la película va a ser caja arriba, caja abajo, que si dan al botón que si no, pues le dan más por darle que por otra cosa.

Y entonces empieza el festival de despropósitos y escenas gratuítas, llegando al climax con la escena de la biblioteca, que es paradójicamente y al mismo tiempo, la mejor escena de la película pero tramposa e innecesaria.

Dan ganas de levantarse y marcharse cuando explican el origen y poderes de la caja y su misterioso donante (le cayó un rayo encima, le poseyó un alienígena, obtuvo poderes y quiere juzgar a la raza humana) que, bueno, no suena tan mal, pero al finmal esto hace aguas, ya que vemos que el libre albedrío brilla por su ausencia, y que el dilema moral no existe, pecando de un completo determinismo que estropea el conjunto. Bueno, y que siempre es Pandora la que abre la caja, Eva la que prueba la manzana y la esposa la que pulsa el botoncito. Ellas. Muy constructivo el mensaje, vamos... ¬¬

En fin, y para quien lo entienda, "no son zombis, son empleados".

Podía haber sido una gran película, pero se queda a medio camino, pareciendo más una mala partida de rol, como se plasma en la siguiente escena, que quien haya visto la película sabrá ubicar:

-CÍCLOPE: Master, uso mi trasfondo "contactos" para hablar con mi suegro, que es policía, e investigar la matrícula del señor feo.
-MASTER: Vale, ves que en la mesa de tu suegro hay varias carpetas, y una de ellas te llama la atención.
-CÍCLOPE: Tiro percepción, la saco. ¿Qué pone?
-MASTER: Algo de un asesinato.
-CÍCLOPE: Seguro que tiene que ver con la trama, le digo a mi suegro que me lleve al lugar del crimen. Tiro elocuencia... ¡crítico!
-MASTER: Vale, te lleva al escenario del crimen, tira investigar.
-CÍCLOPE: La saco, ¿qué veo?
-MASTER: Ves un libro en una esquina, con unos números.
-CÍCLOPE: Ah, pues lo cojo, y en un descuido de los policías me lo meto en el bolsillo. Y como tengo un porcentaje elevado en "Buscar libros" me voy a la biblioteca y busco esos números.
Publicar un comentario