lunes, 23 de noviembre de 2009

Precocidad extrema

La prueba documental

Hallábame yo grabando expedientes, cuando me topé con una modificación de Renta Básica, en la que el matrimonio compuesto por Luis Alberto y Cristina Rosalía, beneficiarios de la renta básica, nos comunicaba la feliz noticia del nacimiento de una pequeñuela que traería alegrías y parabienes a su familia (y el incremento de ingresos debido al aumento en el número de miembros de la Unidad Familiar, que todo hay que decirlo)

Pero claro, veo en la documentación aportada, en el libro de familia, que Don Luis Alberto es ciertamente joven, que tiene poco más de 5 meses, al haber venido a este mundo el 14 de junio de 2009. Y bueno, puedo pasar por alto el hecho de que no tenga los preceptivos 23 años que la norma exige para poder ser titular de un expediente de Renta Básica, pero hay detalles que no me termino de explicar.

Cierto es que podría pensar que es una errata, y que Luis Alberto sea algo más longevo que lo que el libro de familia pretende, pero eso supondría tachar de negligente al sin duda diligente funcionario que cumplimentó el documento, y estaría feo, por lo que he de presuponer que los datos ahí reseñados son correctos.

Así pues, partiendo de esa base me sorprende la precocidad de los chavales de hoy en día. 5 meses y ya padre. Los hay que se casan de penalty, pero lo de este chico es ya nacer de penalty. Porque si la hija le nació en octubre, hablamos de que la concepción debió de ser allá por enero, 4 meses antes de que naciera el padre. ¿Y cómo lo hizo para dejar embarazada a su mujer? ¿con un permiso de fin de semana?

Se me ocurre también que el pequeño Luis Alberto solo sea el padre putativo, y que harta de espera a que naciera, Cristina Rosalía buscó cariño en brazos de otro, lo que sería cruel para Luis Alberto: nacer ya cornudo. Y en todo caso, a Cristina Rosalía ya le vale. Que le gusten jovencitos lo entiendo, pero esto ya... esto es pasarse.

En fin, dicen que los niños vienen con un pan debajo del brazo. Éste vino directamente con un hijo debajo del brazo. Y sí, podríamos pensar que es una errata, y que como dice el padrón, Luis Alberto tiene 34 años y no 5 meses. Pero, ¿realmente queremos que la lógica y la verdad nos estropeen una bonita historia? Además, aferrándome a este relato, cada vez que alguien nacido con posterioridad a septiembre de 1978 ose desplantarme, podré decirle aquello de "un respeto, que podría ser tu padre".
Publicar un comentario