jueves, 12 de noviembre de 2009

Captain Commando

Sumidero de moneditas.

Una de mis fuentes de menguas monetarias, debacle para mi cartera, y pérdida de tiempo, pero con adrenalina y diversión a raudales. 1992, sonaba el timbre del recreo, y corríamos raudos y veloces hacia el salón recreativo con el fin de coger la máquina libre antes de que llegaran los de 1º G, nuestros mortales enemigos.

Capitán Commando es uno de los clásicos de CAPCOM (oh, qué ingeniosos juegos de palabras podrían sacarse con lo de Capitán Comando ¬¬) con la fórmula de "avanza y mata", siendo básicamente un Final Fight pero con personajes aún más molones y muchas más armas. El trasfondo era una Metrocity futurista (2026, que ya no parece tan lejano) y los malos unos criminales genéticamente mejorados, que parecen literal y metafóricamente escapados del circo, y frente a ellos un comando de elite, dispuesto a pararles los pies.


CAPTAIN COMMANDO

El capitán, el líder del grupo, genéticamente perfecto, dotado para las artes marciales, con capacidad para molarse, y lo más importante: un lanzallamas. Útil para principiantes, pero sin grandes florituras. Ahora bien, lo de electrocutar y churruscar enemigos tenía su encanto.

MACK EL CUCHILLO

El mejor personaje del juego, y no lo digo porque me gustara, sino porque leñe, era el mejor. Era rápido, tenía los mejores golpes, y su ataque mágico permitía moverse (y con ello rapiñar los puntos de matar a los enemigos). Además, una momia rapera con dos cuchillos, con la capacidad de pudrir a los enemigos... eso no tiene precio. (Aunque realmente y por trasfondo, no era una momia egipcia sino un alienígena)

GINZU

Lo cierto es que era el peor personaje de todos, pero tenía tres cosas a favor. Una, que es un ninja, y eso mola. Otra, que podía partir a los enemigos por la mitad, y eso mola más. Y otra, que era el único capaz de utilizar shurikens. Pero por lo demás, era lento, y sus golpes eran demasiado bajos como para ser eficaces.

BABY HEAD

Un bebé montado en un mecha gigante. Con sus pañales, su chupete, y sus ansias asesinas. El robot era de diseño propio, pues ese bebé era un superdotado. Una vez se le cogía el truco era bastante eficaz, y sus ataques demoledores compensaban su lentitud, pero cierto es que no era muy popular. Aunque si se le pillaba el truco, era la monda.

La alternativa a los Jonas Brothers.

En cuanto al juego, pues lo dicho, fiel al género, y a la moda de la época. Avanza y parte lomos, cuida de tu barra de energía, atiza con las armas que te vayas encontrando, y no olvides comerte la comida que te encuentres en la basura, pues sabido es que para un bebé no hay nada más saludable que patear una papelera y comerse la fruta que haya dentro.

Las pantallas también, pues a cual más pintoresca. Empezábamos en la ciudad, abortando un atraco a un banco, para liarnos a tortas en el museo de Historia natural, luego ir a Villaninja (¡ninjas a gogó!), una visita al circo, luego un laboratorio oculto, una batalla campal contra surfistas nazis que mueren con un solo golpe, el refrescante acuario, una base subterránea, una nave espacial, y el enigmático planeta Callisto.

Y como viene siendo habitual, un video para los nostálgicos:
.
Es solo un bebé, ¿qué puede hacer un bebé?


También mencionado aquí.
Publicar un comentario