martes, 2 de marzo de 2010

The Lovely Bones

Sum, sum, sum, sum...

Peter Jackson se plantó en el despacho del productor y le dijo lo siguiente: "Oye, tengo tres ideas cojonudas. Una es un thriller sobre una niña asesinada, otra una secuela de Ghost  y la tercera es para un anuncio de compresas". "¡Qué bien, Peter!, ¿y si lo mezclamos todo en la misma película?"

Y así nació The Lovely Bones. Una demostración de que la suma de buenas ideas no tiene por qué hacer una buena película. La idea no es mala, y estéticamente hay paisajes oníricos de gran belleza, y la actuación de Saoirse Ronan entra en la categoría de "adorable", pero el conjunto hace agua por todas partes, con muchas escenas gratuitas, personajes innecesarios y cosas que aprotan poco o nada a la historia, e incluso llega a hacerse aburrida, sobre todo hacia el final, en mi opinión desacertado, en una película que va claramente de más a menos.

Sobre todo queda esa sensación de que toca muchos palos y no coge ninguno, que se deja cosas en el aire, a medio terminar. Presenta personajes que luego desaprovecha, y carga importancia a otros que vienen de pasada. Es además tramposa, con el "metajuego" de los personajes que adivinan mágicamente quién es el malo (aunque supongo que podría aducirse que es la difunta quien se lo chiva) y cosas como [SPOILER]la muerte del malo[FIN DE SPOILER] que para hacerla de esa forma se la podrían haber ahorrado.

Particularmente, un patinazo de película que no sabe muy bien a qué juega y acaba quedando en un refrito.
Publicar un comentario