lunes, 29 de marzo de 2010

WrestleFest

¡A dialogar!

Siguiendo en la línea de agujeros por los que se vertió mi dinero adolescente, tenemos Wrestlefest, enésimo videojuego inspirado en la WWF (Pressing Catch para el gran público, por cortesía de Telecinco), de la que tenía el trauma porque de niño no me dejaban verlo en casa. Curiosamente, conocía antes el videojuego que el programa de televisión, y flipé bastante cuando supe que Hulk Hogan (al que había visto en Gremlins 2), Big Boss, Ultimate Warrior y esta gente, existían en realidad.

El juego iba de unos mandorolos golpeándose los hocicos en dos modalidades. Estaba el 2vs2 de toda la vida (el Tag Team) en el que controlabas alternamente a dos luchadores, contra otros dos, y estaba la verdadera perla de este juego: la Royal Rumble, donde todos luchaban contra todos (bueno, solo 6 a la vez) y manejabas a uno de los luchadores, intentando expulsar a todos los demás del ring. (Uno de mis traumas de la niñez, como ya decía, es que no me dejaran ver la mítica Royal Rumble cuando la televisaron)

Y de todos esos, el Ultimate Warrior fue a levantar al más gordo.

Y lo cierto es que esa modalidad resultaba bastante sencilla, con el viejo truco de agarra a oponente, llévalo a las cuerdas, mira hacia dentro y ale-hop, expulsado del ring. Que venga el siguiente.

Más dificultad entrañaba el modo de parejas, con un par de peleas sencillas, en las que el viejo truco de esperar fuera del ring para entrar justo a tiempo de que descalifiquen al otro funcionaba muy bien, truco que no colaba en la pantalla de la jaula. Pero lo jodido venía en la 5ª pelea, contra la Legión de la Muerte, unos tipos bastante puñeteros, y si encima tenemos en cuenta que no recuperabas toda la energía de combate a combate, pues llegabas bastante tocado.

Versión chibi.

En cuanto a los personajes, siguiendo el orden del dibujo, teníamos a:

Mister Perfect: rápido, y con su patada voladora y su suplex especial.
Big Boss Man: El poli loco, con su uniforme y su costumbre de lanzarse corriendo contra el enemigo caído.
Sgto. Slaughter: El único luchador con G.I. Joe propio, y su golpe especial de hurgarte en la sien con el nudillo.
Earthquake: El más voluminoso de todos, con su temible sentadilla del hipopótamo, y su abrazo del oso.
Hawk: Uno de los componentes de la Legion of Doom, y no seleccionable.
Hulk Hogan: Uno de los más carismáticos, conservaba aquí su gesto característico.
Ultimate Warrior: Muy popular en España (aunque a mí me apestaba), tenía su llave especial que alzaba al oponente por encima de su cabeza.
Animal: El otro miembro de la Legion.
Smash: El hermano pobre de los Demolition. Prefería cogerme a Crush, que molaba más.
Ted Dibiase: El hombre del Millón de Dólares (que por aquel entonces era una pasta), con su estrangulación especial.
Jake Snake Roberts: El hombre de la serpiente, que no utilizaba en el videojuego.
Crush: Tenía la llave para expulsar a gente del ring, así que era una buena opción para la Royal Rumble.

Y para nostálgicos o curiosos, un vídeo del juego:

Más sobre Wrestling aquí.
Publicar un comentario