martes, 10 de diciembre de 2013

Bares a los que no volver y llamadas infructuosas

Ahí no pienso volver a entrar.

El bar en cuestión se llama "Las Ruedas" y está en la calle Iturribide, y tiene a bien saltarse la normativa antitabaco a la torera. Seguramente no sea el único que lo haga, pero este lo tuve que sufrir yo el sábado, cuando estando ahí vi que había no uno, dos ni tres, sino hasta 4 anormales con el cigarrito de los cojones encendido, ahumando al personal, en vez de rascarse el escroto con él. Podría pensarse que lo hacían amparados por un despiste del camarero, pero teniendo en cuenta que algunos de ellos estaban en la barra, poco hay que dé a pensar que no lo hacían con su permiso.

Evidentemente me fui ipso facto del bar, y probé a llamar a la Policía Municipal, a ver si había suerte y mandaban a alguien a apagar cigarros. No ya solo por ese bar, sino para erradicar la costumbre en todos los bares (algo que algunos fumadores empedernidos parecen incapaces de entender), pero llamar a la Policía fue inútil.

Tras un par de minutos a la espera, cuando por fin me cogen lo que me dicen es que tengo que quedarme en el bar esperando a que llegue la unidad, y que si no, no pueden hacer nada, y que no me puede decir cuánto tardarán, pero que había 10 actuaciones antes. Lo comprendo perfectamente, pero decir "espera entre una y 4 horas en la calle" no entra dentro de lo soportable, así que les dije que hicieran lo que estimaran oportuno.

Naturalmente, hay quien no es capaz de entender la actitud de llamar a la policía, algunos porque ven que es inútil (por desgracia así lo parece) y otros (curiosamente fumadores) porque dicen que es una actitud propia del "chivato de la clase", del "gran hermano" o tonterías similares. Si saben una forma mejor de que uno pueda estar en un bar sin que un cerdo le agreda con su humo, estaré encantado de saberlo. Y "no vayas a sitios en los que te agreden" no es una solución válida.

Lo que está claro es que en la medida de lo posible, ningún bar que incumpla esta norma tan elemental de convivencia verá un euro mío, y llamo a todo el mundo a proceder igual.

A mear al baño, y a fumar a la calle.
Publicar un comentario