jueves, 5 de diciembre de 2013

3 bodas de más

Bridget Jones meets Torrente.

El pie de foto puede ser un tanto exagerado, pero sí que es verdad que se adivinan ciertas similitudes con el Diario de Bridget Jones, pues ambas nos hablan de las desventuras amorosas y meteduras de pata de una atractiva pero insegura treintañera, con un imán para buscarse a los novios más capullos y esperpénticos. Aquí Inma Cuesta es Ruth, una mujer inteligente y atractiva (a pesar de los intentos por afearla con unas gafas a lo Betty la fea) que es plantada por su novio (un genial Berto Romero) en la boda de unos amigos, y ahí empieza su particular cuesta abajo, que toca fondo cuando recibe, como ya nos amenaza el cartel, sendas invitaciones a las bodas de 3 ex-parejas, a cada cual peor de lo suyo, y por el camino se encontrará con un becario guaperas y un prometedor cirujano, para ir dando tumbos mientras encuentra su sitio.

3 Bodas de más está dirigida por Javier Ruiz Caldera (Promoción Fantasma, que me gustó mucho y la tal vez innecesaria Spanish Movie, que me gustó pero no tanto), y protagonizada, además de por la propia Inma Cuesta, por uno de los actores de moda del momento, Quim Gutiérrez, y eso eran alicientes para verla, pero aunque no me ha disgustado, me quedo con Promoción Fantasma. 

La película es básicamente una comedia romántica ligera, pero con trazos de brocha gorda y humor marrón, que sin llegar a convertir la película en un caca-culo-pedo-pis constante, sí que hay un par de momentos que, en fin... Pero vamos, que son los menos. También se agradecen sus intentos de "tarantinizar" la película, con amenos diálogos que, sin afectar a la trama, ayudan a empatizar con los personajes.

Y bueno, lo que es importante: la película es amena, no aburre y como pasarratos cumple su función.
Publicar un comentario