viernes, 6 de diciembre de 2013

Sobre Change.Org


"El ser es, y el no ser no es". 

Allá por febrero se publicó una entrevista en Jotdown a Francisco Polo, director de Change.org en España, en la que se me disipaban todas las dudas que tenía sobre esa dudosa web, con perlas como esta:
¿Qué información le falta al ciudadano?
Yo quiero saber, por ejemplo, cuánto cobra todo el mundo en los partidos políticos. Pero voy más allá, como en los países nórdicos. Estoy a favor de una ley para que todo el mundo sepa cuánto cobra todo el mundo en este país.
Tiene que haber límites de privacidad. Yo no tengo por qué decir cuánto me pagan por hacer esta entrevista.
Si no hay nada que ocultar, ¿dónde está el inconveniente? Eso existe en los países nórdicos y acaba con la corrupción porque todo es transparente. Todo el mundo sabe quién ha ingresado qué, y de quién.
Vale. ¿Qué beneficios tuvo Change el año pasado?
No te lo puedo decir. No hablamos de nuestros beneficios.
¿?
Es una política de la empresa.
¿Y la transparencia?
Si tuviera sede en España, se podría saber. Pero al estar en Estados Unidos, no tiene por qué publicarse.

Personalmente nunca fui sido muy partidario de creer que esta página sirviera absolutamente para nada, y leer eso me quitó las ganas. Además, la grandilocuencia con la que se le llenaba la boca diciendo que no es verdad que se puedan trampear sus resultados, me llevó a crear esta solicitud/parodia/trolleo, donde queda claro que el sistema de autentificación es nulo, y tenemos solicitudes de Jorge Mario Bergoglio, Barack Obama o Ana Botella.

Por supuesto, si alguien lo quiere comprobar, no tiene ningún sistema para asegurarse de que el mail que pones es tuyo y no uno inventado.

Lo más gracioso de todo esto, y que demuestra que el sistema de comprobación es nulo, es que esa solicitud lleva abierta desde febrero (abrí esta cuenta después de ver que alguien que no era yo había creado una cuenta con mi nombre y foto para votar en una solicitud), y nadie se ha molestado en banearla, cuando supongo que es bastante obvio que incumple todas y cada una de sus normas. Eso es seriedad.

Sin embargo, y ante la eventualidad de que algún día la borren, reproduzco aquí el texto:

AL PÚBLICO EN GENERAL: Dejad de mandar peticiones absurdas 

Petición creada por Los Illuminati, los Rosacruz, los adoradores de Cthulhu, o cualquier otro grupo conspiranóico. 

Change.org no sirve absolutamente para nada. De verdad, es perder el tiempo. Comprendo y comparto que "poco es mejor que nada", pero tan útil como abrir una petición en Change.Org es rezar a San Braulio, a Buda o a Aquaman, y al menos da menos la lata. En serio, ningún político va a tomar ninguna medida porque la haya visto en Change.Org, entre otras cosas porque no hay forma de validar si las firmas son reales, o de alguien que se haya tomado la molestia de hacerse unas cuántas cuentas troll (es más, alguien firmó una petición con una cuenta que había creado con mi nombre, diciendo que era yo).

Así que disculpad si no me tomo muy en serio nada que tenga que ver con Change.Org.
Publicar un comentario