martes, 31 de diciembre de 2013

Se acaba 2013

El señor 4 espera su turno.


Otro año que se acaba, y con este ya son 7 los cambios de año que tengo en este blog. Algunos años me he molestado en analizarlos, otros no, y la verdad es que como la mayoría de las cosas las voy contando aquí, pues luego pasa que llega Nochevieja, y no sé de lo que hablar.

Así que en vez de volverme loco pensaré, ¿qué es lo que recordaré de 2013? Fundamentalmente ha sido un año de cambios, uno muy gordo, que fue en el trabajo, donde dejamos la RGI (realmente hacía tiempo que la dejamos atrás), nos separábamos de muchos compañeros y empezábamos con una nueva tarea, que es el tema de la valoración de la exclusión. El cambio ha sido positivo, no por la parte de separarme de compañeros, claro, sino porque el trabajo en sí me gusta más.

Otro gran cambio, que realmente será de 2014, es el que se ha empezado a gestar este año, con lo que será la mudanza y clausura de Chezgarcía, que la pobre este año ha sufrido su decadencia más visible, representada en el suelo. También han sufrido una decadencia otros aspectos, como el Bilbao Basket, que ha pasado de ser uno de los equipos fuertes a volver al pelotón de los torpes, con todo el asunto de los problemas económicos (a pesar de lo cual me brindó momentos como el de Charleroi), y decadencia de la lonja, que al haberse ido un montón de gente, ha quedado muy deslucida. Y también que poco a poco me doy cuenta de que me voy desligando un poco del rol, y juego mucho menos que antes.

En lo personal bien, gracias, sin problemas de salud más allá de alguna gripe puntual, a gusto con el teatro, y viajando por placer, jornadas de rol, Lisboa y Lanzarote, pero nada que no haya contado aquí. Supongo que cuando un año empieza bien, que las cosas sigan estando bien es una muy buena señal.
Publicar un comentario