martes, 20 de enero de 2009

Dragon Ball... y tal

Se retuercen en sus tumbas

Dragon Ball (en euskera Dragoi Bola, y mantengo la teoría de que la hicieron en euskera y luego la tradujeron al japonés) es la mítica serie de dibujos animados de finales de los 80, principios de los 90, y que marcó a toda una generación, teniendo además, gracias a su éxito, cantidades industriales de merchandising, OVA´s, secuelas, videojuegos, muñequitos... La fiebre que produjo la obra de Akira Toriyama era elevada, y a mí me pilló en plena adolescencia, ahí tengo la colección completa de cómics, y admito que me enganché a la serie para poder seguir las conversaciones en el recreo.

El éxito de la serie trajo como consecuencia, como ya he dicho, mucho material accesorio, y por tanto, mucha basura. Se hizo una película, no sé si coreana, de escasísima calidad, allá por el año de la cahipumba, y todo.

Conocido es también que, en una broma de mal gusto, está siendo perpetrada una nueva película de imagen real, que aún no ha sido estrenada y ya goza de la consideración de una de las peores películas de la Historia. (Y merecidamente)

Pero la broma no se queda ahí. Como toda película de una cierta sonoridad (diría éxito, pero en este caso, que no peguen fuego al cine con todo el equipo de rodaje dentro, y que nadie proceda al exterminio sistemático de todo el que haya tenido que ver con la película y sus familiares, amigos o vecinos, ya será un éxito), trae el correspondiente videojuego.

Sí, un videojuego, tal y como dice esta noticia, y que tiene una pinta tan "excelsa" como ésta:

Ser apalizado por Bulma, el último escalón en la caída en desgracia de Yamcha (si es que a eso de la foto se le puede llamar Yamcha)

En circunstancias normales pensaría que es un fake, que no es posible que hagan ese videojuego, que es un montaje, pero es lo que creí cuando tuve noticias de la película, y la fase de negación ya la superé. He asumido que profanarán uno de los mitos de mi adolescencia.

Señores, esto es un videojuego de verdad de Dragon Ball:

Esta pelea la ganará alguien holgadamente, imposible que sea por los pelos.
O ésto, de la GBA


En castellano: Zanahorio, te va a caer una juma hostias que no es normal.
O el que para mí fuera el más mítico videojuego de Dragon Ball, que me hizo ahorrar hasta obtener las 14.000 pesetas que costaba (una pasta para la época), y que es responsable de una estúpida cicatriz en uno de mis nudillos (de los duelos de kamehames, en que había que apretar rápidamente el botón), y que gráficamente era una revolución para la época.

Tara, el enemigo más burro del juego, y ni siquiera aparecía en la serie.
Eso eran videojuegos de Dragon Ball. Hubo otros; unos mejores, otros peores, pero en todo caso sin llegar a los niveles de ridículo con que amenaza esa suerte de Tekken venido a menos, del que lo mejor que se puede decir es que estará, sin duda, a la altura de la película.

Y lo que verdaderamente me jode es que sé perfectamente que cuando la estrenen iré como un tonto a verla al cine. En fin...
Publicar un comentario