lunes, 9 de marzo de 2009

10 años de cine: 2006

Plutón, expulsado del club de los planetas.
- King Kong: Me dejó un poco frío. Visualmente era espectacular, con un rey mono* muy logrado, y la parte de la isla (en la que todo era gigante menos los humanos y los tiranosaurios) era trepidante, pero se echaba en falta que contaran la parte de cómo se lo montan para llevar a King-Kong desde la isla hasta Nueva York. Aunque lo que más me repateaba de esta película era el personaje de Naomi Watts, que lograba ser verdaderamente odiosa.
* Me refiero a King-Kong, no a Jack Black.

- Crash: Muy buena, con historias cruzadas y personajes que demuestran que las cosas no son blancas ni negras, y en especial el personaje de Matt Dillon, probablemente lo mejor de la película.

-Munich: A ratos parecía "Misión Imposible", y el final no me terminaba de convencer, pero me gustó. Y además, como acababa de empezar a estudiar alemán, entendía algunas frases ^^

- El jardinero fiel: No estaba mal, la trama era interesante, aunque algunas de las situaciones de la película, que no llegan a salir en pantalla, bastante duras. Queda muy bien reflejada la impotencia del protagonista cuando tiene que enfrentarse a fuerzas que superan sus posibilidades. Y hasta aquí puedo leer.

- Hostel: La fórmula de la triple T: Tripas+Tetas=Truño. No, no es que todas las películas que usan esta fórmula lo sean, pero ésta en concreto me pareció bastante mediocre. Tal vez la intensa publicidad que rodeó la película, y las expectación que levantó le jugaron una mala pasada.

- V de Vendetta: No estaba a la altura del cómic, y cambiaba alguna que otra cosa, pero se dejaba ver.

- El color del crimen: Empiezo a tener un trauma con Julianne Moore, ya que esta película de "Julianne Moore haciendo de madre medio chiflada que ha perdido a su hijo" me recordó peligrosamente a "Misteriosa Obsesión". No porque se parecieran más allá de eso, sino porque resultaba igual de aburrida.

- El código Da Vinci: Una adaptación sublime, es tan mala como la novela.

- X-Men 3: Entretenidilla, con algún que otro detalle simpático, y un argumento (la droga para "curarse de mutante") que daba juego, aunque era imperdonable que destrozaran de esa forma el personaje de Pícara.

- Hard Candy: ¡Qué mona y qué hija de puta! Ellen Page consigue dar verdadero miedo en esta película.

- Tiburones 3D: Esto no es una película, era un documental que vi en la sala Imax en 3D, y ya que tenía la entrada con las demás, pues lo menciono. Un regalo para los ojos, pero el guión muy previsible :P

- Scary Movie 4: No esperaba nada de esta película, más allá de alguna carcajada puntual, y es lo que obtuve. Al menos era un pelín mejor que la 3. (Claro que contemplar un retrete durante 90 minutos es cinematográficamente mejor que Scary Movie 3)

- Las colinas tienen ojos: Sin haber visto la original (la tengo pendiente), no me disgustó, y como dato curioso, la aparición de Emilie de Ravin (Claire en Lost), a la que todavía no conocía.

- Superman returns: Un patinazo en toda regla, de la que solo se salvan los títulos de crédito, con su espectacular banda sonora. Un remake soso y anodino que no aportaba absolutamente nada.

- Cars: La más floja de Pixar. No está mal, y tiene algún que otro punto, pero queda muy lejos de las otras. Lo mejor, los títulos de crédito, con versiones motorizadas de otras películas Pixar (aunque se echa de menos que hubieran hecho una coña con submarinos de "Buscando a Nemo")

- La sombra de la sospecha: Un thriller bastante insípido, del que casi ni me acuerdo.

- Aullidos: Coge todos los clichés de una película de zombis y cambia "zombi" por "pastor alemán salvaje". Lo que no me quedó muy claro es si los chuchos eran ultrainteligentes o simplemente los protagonistas eran retrasados mentales.

- Piratas del Caribe 2: Vaya por delante que la película estaba muy bien, y tenía escenas de acción memorables, pero debo admitir que casi me quedé dormido. Y es que las 12 de la noche no son horas de ir al cine.

- Silent Hill: Posiblemente la mejor adaptación de videojuego a película de cuantas haya visto. Mantiene la tensión del juego, y visualmente es casi perfecta.

- La joven del agua: M. Night Shyamalan renuncia a su tradicional "sorpresa final" para ofrecer esta especie de cuento, que no me desagradó, aunque echaba en falta algo de seriedad en algunos momentos de la película.

- A la deriva: La sinopsis es la siguiente, "basado en hechos reales, de un grupo de amigos que están en alta mar, se tiran al agua y no tienen forma de subir de nuevo al yate". Lo que realmente cuentan es "la historia de unos anormales que no tienen ni media neurona y se merecen lo que les pase". No, no es una comedia, aunque pueda parecerlo. Y en fin, que pese a lo dicho, la película está bien conseguida, y exprime bastante bien lo poco que a priori podría dar de sí la premisa.

- Alatriste: Decepcionante. Era un espectacular trailer de 140 minutos, pero en el que era imposible enterarse de nada sin haber leído los libros. Mucho decorado, mucho vestuario, mucho actor bien elegido (salvo lo de Blanca Portillo haciendo de Bocanegra, que era como para matarlos), pero narativamente una chapuza absoluta. Una sucesión de cosas que pasan porque sí.

- Clerks 2: Clerks me gustó bastante y la secuela no desmerecía. Seguía siendo un "desfile de los amigos de Kevin Smith", pero tenía escenas realmente buenas, como el show porno del caballo, o la crítica al Señor de los Anillos, una película en la que solo saben andar, donde hasta los árboles andan.

- La increíble historia de Caperucita: Comedia de animación, con unos cuántos giros de tuerca al tradicional cuento, y algunas idas de olla bastante sorprendentes. Sobre todo la parte del Lobo Feroz.

- Kutsidazu bidea Isabel: Conocía el libro, divertidísimo, y la película, aunque con una historia totalmente diferente (lo cierto es que solo con lo del libro no habría dado para mucho) lograba conservar el espíritu del mismo, con escenas que eran tal y como las imaginé al leer a Sagastizabal.

- Hijos de los hombres: Con esta película tengo una relación de amor-odio. Cuando la vi en el cine me pareció una soberana porquería, de esas películas que uno no se explica que le haya podido gustar a nadie, pero al ver que a mucha gente le había parecido no buena, sino muy buena, habiendo quien decía que le había parecido la mejor película del año, decidí darle una segunda oportunidad. Debo reconocer que en un segundo visionado ya no me pareció tan mala, pero sí es cierto que muchos de los defectos que le vi se los sigo encontrando. Estéticamente está muy bien, y tiene detalles cojonudos, pero la sigo encontrando coja, con muchísimas lagunas que le impiden ser la película redonda de la que muchos hablan.

- Yo soy la Juani: Me metí a verla porque era la única película para la que quedaban entradas y me sorprendió gratamente.

- Saw 3: Empieza la decadencia de la saga.

- Infiltrados: Pese a ser un remake/copia descarada/homenaje/loquesea de una película asiática, la cual no he visto, Infiltrados me encantó, logrando ser larga y no hacerse ni mínimamente pesada, y una fiesta mítica de final.

- El laberinto del Fauno: Una de las mejores películas del año. Un precioso cuento en un entorno cruel, con un villano memorable y realista. 100% recomendable.

- Casino Royale: Vale, esto ya no es James Bond, pero mola. Y la escena inicial de la persecución en las grúas, de quitar la respiración. Un poco larga, y el final algo confuso, pero muy buena. Soy poco amigo de los lavados de cara de las películas clásicas, pero en el caso de Bond (y eso que me encanta el Bond de toda la vida) debo decir que acertaron.

- Eragon: "Dragones y Mazmorras", "La máquina del tiempo", "Eragon"... ¿qué te hemos hecho, Jeremy Irons?

- El ilusionista: No estaba mal.
Publicar un comentario