jueves, 26 de marzo de 2009

Terminando la academia

Pero sin quidditch

Es curioso irse de un sitio en el que se ha estado a gusto y hacerlo con la esperanza de no volver nunca. Hablo, claro está, de la Academia en la que he estado preparando las oposiciones, cuyo examen es este sábado, y donde he quedado muy satisfecho (y más que quedaré si saco la plaza), y lógicamente, si la saco, no tendré que venir en la siguiente oposición. Pero no vendamos pieles de oso sin cazarlos, claro.

Han sido ya casi 7 meses desde que empecé, que se dice fácil, 2 o 3 tardes a la semana, en una rutina de clases, exámenes, consultar dudas, compartir con otros compañeros (que al final acabas viendo como compañeros y no como rivales) material, dudas, improperios hacia los miembros del tribunal...

A menos de 48 horas del examen, ahora ya todo depende de mí (bueno, y de los hados) y he de confesar que mi segunda experiencia con la academia ha sido tan satisfactoria como la primera, y que el dinero invertido ha merecido la pena.
Publicar un comentario