viernes, 6 de marzo de 2009

Entes mostradoriles: negando lo evidente

Y el Zyklon-B era un jarabe para la tos

El mostrador es un buen lugar donde contemplar la especie humana en todo su esplendor, y en días como el de hoy tenemos casos superlativos de quien niega la realidad aunque la tenga delante de las narices.

Acude un señor, con una carta de cobro indebido, y le explico que es porque su hija estuvo trabajando 3 meses a principios de 2008, y me dice que eso no sabe, pero que su hija no vivía en su casa por aquel entonces. Miro su expediente, y su hija seguía computada como miembro de la UECI (unidad familiar, para entendernos), y que estuviera o no, lo cierto es que durante ese tiempo él estuvo cobrando por su hija. Me dice que no está muy seguro, a lo que le respondo que, una de dos: su hija vivía en casa, con lo que el expediente de cobro indebido está correcto, o que no vivía, en cuyo caso ha estado cobrando de más durante más tiempo.

Posiblemente la mención por parte de un barbudo funcionario de ventanilla del hecho de que haya estado cobrando de más ha atacado a su entereza, y pronto ha empezado a recular posiciones, hasta llegar a afirmar que nunca ha cobrado la Renta Básica.

Yo me puedo equivocar en muchas cosas, pero si tengo delante de mis narices un ordenador en cuya pantalla aparece el expediente, y me han traído una carta de Renta Básica con ese expediente tiendo a pensar que es verdad. Pero el séñor erre que erre.

-Vamos a ver, que me aclare yo. ¿Usted es don R.R.R.?
-Sí
-¿Con DNI 12345678-A?
-Sí
-Pues tengo su expediente de Renta Básica delante.
-Yo no he cobrado nunca Renta Básica.
-Vamos a ver, usted hace unos años fue al asistente social, hizo unos papeles, y al de un tiempo le empezó a aparecer un dinero en el banco, que dejó de cobrar en marzo de 2008.
-No he cobrado Renta Básica.
-Vale, muy bien, pues no la ha cobrado, buenos días.
-¡Puedo demostrarlo, puedo traer la libreta del banco!
-No, no, si a mí no me tiene que demostrar nada. ¿Usted cree que no ha cobrado la Renta Básica? Muy bien, pues no voy a discutirle, no la ha cobrado.

El tipo seguía con cara de no estar muy convencido, y le comunico la opción que tiene, si no está conforme, de interponer un recurso, y cuando se lo digo, resopla unos segundos y dice, bah, da igual, y se marcha.

Otro sujeto anecdótico de la mañana ha sido un señor, al que llamaremos "Señor Jiménez Jiménez", por la cosa de la privacidad, al que se le requería para que justificara de dónde estaba sacando el dinero con el que estaba pagando la hipoteca de un piso. Ya su actitud era un tanto "no tengo por qué andar dando explicaciones", y cuando le he dicho que tiene que aportar la documentación requerida casi muerde el cristal (porque no me podía morder a mí) Se limitaba a traer la fotocopìa de un DNI de otro señor y a decir "me la paga él". Ya bueno, ¿y quién demonios es ese señor, y por qué le paga la hipoteca del piso? "Es el padrino de mi hijo" (Toma ya, eso es un padrino y no Vito Corleone). Al de un rato ha vuelto con los papeles de Hacienda que justificaban la donación (vamos, que los tenía, simplemente que no le daba la gana de ir a por ellos a casa) y cuando finalmente los ha entregado empieza a refunfuñar "vale ya de marearme, eh, a ver si me lo hacéis bien de una vez, que estoy harto de que me estéis venga a pedir que traiga papeles".

No suelo decirles nada, pero a éste ya le he propuesto una solución bien simple: Si no quieres que te mareemos renuncia a la Renta Básica y no te volveremos a pedir papeles.
Publicar un comentario