viernes, 27 de marzo de 2009

Velando armas: jornada de reflexión

Ésta ha sido la estampa habitual de Jokin

A menos de 24 horas del evento, el examen que llevo preparando desde septiembre, y donde me juego mi futuro, las sensaciones se dividen entre la ilusión, ilusión de por fin terminar con esto, de poder obtener una plaza; el miedo, que las cosas pueden salir mal, eso está claro; el vértigo, porque el miedo a la derrota viene dado por la posibilidad de la victoria, porque si no tuviese ninguna posibilidad estaría tranquilísimo; nervios, por motivos evidentes; tranquilidad, por saber que lo que no haya hecho hasta ahora no lo voy a hacer hoy, y que si sigo en mi línea debería obtener un buen resultado; hastío, porque estoy hasta las pelotas y quiero recuperar mi vida. Y sobre todo agotamiento, un cansancio mental que hace que ya no sepa distinguir un zapato de una mariposa, y que cuando mañana acabe el examen me sentiré como recién salido de la cueva de Platón, como Segismundo al despertar de su sueño. Me sentiré... raro, vacío.

Pero en todo caso, tendré motivos objetivos para sentirme mejor, ya que, para bien o para mal, todo esto habrá acabado.

Así he terminado

Dice el tópico, y dicen los malos estudiantes, que estudiar mucho el día antes del examen es clave, que hay que aprovechar hasta el último minuto, y a poder ser pasar la noche en vela, tratando de asimilar y retener conocimientos.

Habrá a quien eso le sirva, pero a mí desde luego no. Si una cosa aprendí en la universidad, y he ido luego comprobando en oposiciones, es que lo que no has hecho en 7 meses no vas a hacerlo en un día, y que lo que has aprendido en todo ese tiempo no lo vas a olvidar en un suspiro, aunque se tenga esa impresión. Es importante ir con la cabeza fresca al examen, así que hoy me tomo el día como jornada de reflexión, especialmente porque ni aunque decidiera hacerlo podría ya estudiar nada.

Que sea lo que tenga que ser, y por lo menos dejaré ya de dar la matraca con las oposiciones que han monopolizado mi vida, y por extensión este blog.

Publicar un comentario